Acceso estudiantes
  • Inicio
  • Noticias
  • Topología de red: qué es y cuáles son los tipos más habituales
Volver

Topología de red: qué es y cuáles son los tipos más habituales

El buen funcionamiento de una red informática depende en gran parte de su topología; es decir, la forma en la que están instalados, distribuidos e interconectados todos sus elementos.

Aunque no seamos conscientes de ello, todos utilizamos redes informáticas en la casa o en el trabajo ya que estas interconectan celulares, computadores e impresoras. Para que todos estos dispositivos funcionen de la manera más eficiente es necesario planificar la topología de red.

La topología de red es un concepto que hace referencia a la forma en la que está dispuesta una red, incluyendo sus nodos –puntos de intersección, conexión o enlace de varios elementos– y las líneas utilizadas para asegurar la transmisión y recepción de datos de manera correcta y segura. Dependiendo de este arreglo, se pueden evitar cortes innecesarios o incrementar el flujo de la información transmitida.

Esencialmente, una topología de red se divide en dos niveles:

  1. Físico. Identifica cómo se conectan los terminales y dispositivos de forma física, utilizando cables y antenas.
  2. Lógico. Considera la manera en la que una red transfiere tramas de un nodo al siguiente. También toma en cuenta las subredes que existen y cómo estas se interconectan.

Contar con una red informática bien estructurada –física y lógicamente– es esencial para asegurar el buen funcionamiento de todos los componentes vinculados. No importa si son computadores de escritorio o portátiles, impresoras, servidores, televisiones, proyectores, hubs (concentradores), switches, enrutadores, cámaras de seguridad o cualquier otro dispositivo que deba acoplarse; la red debe tener la capacidad para crecer y adaptarse a los nuevos requerimientos sin provocar cortes.

Tipos habituales de topologías de red

Para decidir cuál es la topología de red más adecuada es importante conocer las clases utilizadas de forma habitual y sus características:

– Topología de Bus. En esta red informática todos los dispositivos se conectan directamente a un canal y no existe otro vínculo entre nodos. Entre sus ventajas están la fácil instalación, tener poco cableado y que es muy sencillo aumentar o disminuir el número de aparatos que se adjuntan a la red. Sin embargo, este sistema también trae aparejado ciertos inconvenientes, como problemas de congestión, colisión y bloqueo. Además, si existe un problema en el canal, todos los dispositivos quedarán desconectados.

– Topología de Anillo. Se trata de una red cerrada formada por distintos componentes que forman una estructura anular. Cada nodo está vinculado solamente con los dos contiguos, por lo que para que la información pueda circular, cada estación debe transmitirla a la que tiene junto hasta que llegue a la receptora. Lo anterior significa que, cuando llega un mensaje a un dispositivo, este comprueba los datos de envío y si no es el receptor, lo pasa al siguiente, y así sucesivamente hasta que lo recibe el destinatario. Es decir, la información pasa por todos los nodos para poder llegar a su destino final.

Lo destacable de esta topología es que es de fácil instalación, ofrece mejor rendimiento que la de bus y, cuando se presenta una falla, es fácil localizarla. La desventaja es que, al usar esta configuración, los nodos no pueden enviar mensajes al mismo tiempo y, si alguno de los dispositivos se desconecta, no servirá la conexión entre ninguno.

red

– Topología de Anillo Doble. Funciona de igual manera que la red anterior pero existe una segunda estructura redundante que conecta a los nodos. Esto aporta más velocidad entre las terminales lejanas y una mayor confiabilidad ya que se pueden evitar fallos en la conexión.

– Topología de Estrella. Es una de las configuraciones más empleadas en Ecuador. Todos los dispositivos se conectan a un punto central, ya sea un concentrador, conmutador o servidor. Este punto funciona como un servidor, controlando y gestionando todas las funciones de la red. Lo bueno de este tipo de topología es que permite que todas las estaciones se comuniquen entre sí, pero las colisiones pueden representar un problema. Además, si el nodo central presenta alguna anomalía, toda la red queda expuesta a la misma e inclusive puede provocar una desconexión.

– Topología de Estrella Extendida. Esencialmente, funciona igual que la configuración previa, pero cada elemento conectado al nodo central se convierte a su vez el centro de otra estrella. Esto hace que el cableado sea más corto, pero también restringe la cantidad de dispositivos que se pueden asociar.

– Topología de Árbol. Mezcla la topología de bus y de estrella y permite a los usuarios tener varios servidores. Esta red cuenta con un punto de enlace troncal desde el que se ramifican los demás nodos.

Existen además dos subclases:

    • Árbol binario, en el que cada nodo se fragmenta en dos enlaces.
    • Árbol backbone, en el que un tronco tiene un cable principal, denominado precisamente backbone, que lleva información a todos los nodos ramificados.

Uno de los principales atributos de esta configuración es que, si falla un dispositivo, no se presentan problemas entre los subsiguientes, reduce el tráfico de red y es compatible con muchos proveedores de hardware y de software. No obstante, es mejor aplicarla cuando se instala una red de gran tamaño. Si se hace con una pequeña, hay que utilizar muchos más cables que con otras topologías, por lo que se genera mucho desperdicio.

– Topología de Malla. En esta clase de red informática todos los componentes se enlazan directamente con todos mediante vías separadas. De esta forma, se ofrecen caminos repetitivos para que, si una conexión falla, la información fluya por varias rutas alternativas. Derivado de ello, proporciona una redundancia y una fiabilidad óptimas. Esta estrategia solamente funciona si hay una limitada cantidad de dispositivos que unir, ya que con muchas terminales el número de conexiones se vuelve abrumador.

– Topología Híbrida. Mezcla dos o más topologías de red diferentes para adaptar su estructura a las necesidades físicas del lugar en el que se realiza la instalación, así como a los requerimientos de seguridad, velocidad e interconexión.

Para escoger el modelo de topología de red que se necesita hay que tener en cuenta diversos factores, como costo, viabilidad, flexibilidad, posibilidad de crecer, tiempo para la detección de fallos, número de máquinas que se vincularán, tráfico de datos que soportará y necesidad de rutas alternativas en caso de algún problema. Un profesional con Grado en Ingeniería Informática o con un Máster en Ingeniería del Software y Sistemas Informáticos, como los que oferta UNIR Ecuador, son los más capacitados para ayudar a definir el tipo de topología de red más adecuada para una organización.

Contar con una red informática adecuada a las necesidades del lugar en el que se instala es esencial. Esta debe de estar hecha para satisfacer los requerimientos de los usuarios, dándoles la mínima cantidad de problemas.

Títulos que te pueden interesar

Noticias relacionadas

estudiante de maestrías en ecuador

¿Cuáles son las maestrías más demandadas en Ecuador?

Realizar un posgrado permite una mayor especialización. Para elegirlo es importante tener en cuenta su inserción laboral y saber cuáles son las titulaciones con más futuro.

chica estudiando online

¿Qué es un posgrado y en qué se diferencia de una maestría?

En UNIR Ecuador analizamos qué es un posgrado, qué tipos de posgrados existen y cuáles son las diferencias  respecto a una maestría.

mejores carreras para estudiar en Ecuador

¿Cuáles son las profesiones con más futuro y demanda?

Elegir una carrera universitaria no es tarea fácil. ¿Cuáles son las carreras del futuro? En UNIR Ecuador te recomendamos 15 opciones con alta demanda y proyección.